Coronavirus: activado el Plan Territorial de Protección Civil de Madrid y acuerdo entre la sanidad pública y la privada

0

La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital han activado este viernes el Plan Territorial de Protección Civil (PLATERCAM) para dar respuesta de manera coordinada y eficiente a la crisis del coronavirus covid-19.

Acuerdo entre la sanidad pública y privada.

El Gobierno regional decretará el cierre de bares, restaurantes y discotecas desde este sábado. 

Según ha informado el Gobierno regional, la activación del PLATERCAM supone poner al servicio de la autoridad sanitaria todos los recursos operativos y de protección y cumplir con las órdenes decretadas. «Se evita así la propagación del virus y se refuerzan las medidas de prevención ante cualquier riesgo inminente y extraordinario que ponga en peligro la salud de la población».

Se trata, por tanto, de coordinar la acción de la autoridad nacional, regional y municipal que se disponga en todo el territorio de la Comunidad de Madrid, asegurar la prestación de los servicios críticos de seguridad y emergencias y la coordinación con todos los municipios de la región y otras comunidades autónomas.

Para ello, se ha activado un comité técnico permanente que, bajo la dirección de la autoridad sanitaria y coordinado por la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, estará integrado por la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas; la Consejería de Presidencia; la Consejería de Sanidad; Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad; la Consejería de Vivienda y Administración Local; la Consejería de Transportes, Movilidad e Infraestructuras; la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid.

Además, se habilita un Centro de Coordinación (CECOR) con presencia del SUMMA, SAMUR, Cruz Roja, Guardia Civil, Policía Nacional y enlaces con el resto de servicios de seguridad y emergencias.

Sanidad pública y privada

Este jueves, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, anunció en que la Comunidad de Madrid pone en marcha un «plan histórico que unirá la sanidad pública y privada bajo una misma coordinación para combatir la expansión del coronavirus y dar la mejor respuesta en el tratamiento de los afectados».

Se creará un sistema centralizado de UCIs para llegar hasta las 1.000 camas destinadas a los pacientes que requieran de cuidados intensivos.

Las aseguradoras han acordado retirar de forma temporal la cláusula que contempla anular la póliza contratada en el caso de que el afectado que reclama la ayuda lo haga por haber sufrido una enfermedad considerada pandemia, como es en este caso el coronavirus.

Asimismo, se va a poner en marcha un recurso asistencial intermedio para atender a los pacientes con coronavirus entre la asistencia domiciliaria y el ingreso hospitalario. Se trata de la estancia medicalizada intermedia, que se llevará a cabo con afectados leves que no pueden estar en su casa y que se tratarán en hoteles, pabellones u otros espacios. El objetivo es descargar de actividad asistencial a los hospitales para que puedan centrarse en los casos más graves y otras patologías.

Otra de las novedades que contempla el plan es que los pacientes de residencias de mayores que den positivo por coronavirus serán atendidos en las propias residencias o que los ciudadanos pueden llamar desde hoy a su centro de salud para poder contactar con su enfermero y médico de familia, en el caso de que tenga dudas de estar contagiado.

El teléfono 900 102 112 sigue siendo la principal vía de entrada de los pacientes al circuito asistencial. De este modo, se va a potenciar esta vía y duplicar la plantilla, de tal modo que, a partir de mañana, contará con 400 operadores atendiendo estas llamadas. A esto se le suma una aplicación en la que está trabajando la Comunidad para descongestionar este servicio telefónico y que se estrenará en los próximos días.

Cambio en las pruebas

El Plan incorpora un cambio de estrategia respecto a las pruebas que se están realizando para saber si se tiene o no coronavirus. Así, ya no se van a hacer para confirmar el diagnóstico en pacientes con síntomas leves, en los que se aplicará un diagnóstico clínico. Por tanto, cuando un paciente tenga pocos síntomas debe quedarse en casa. En el caso de que esté grave, el ciudadano debe contactar con los servicios sanitarios y se le tratará en el hospital.

Esta nueva estrategia también contempla un Comité de Coordinación, presidido por el consejero de Sanidad, y en el que están representados profesionales de distintas las especialidades como Urgencias, Medicina Interna, Intensiva, SUMMA, Primaria, Geriatría, Preventivitas, Microbiólogos o Salud Laboral, entre otros. Cada hospital, tanto público como privado, tendrá, a su vez, un equipo de trabajo con representantes de todas las especialidades implicadas. El objetivo es agilizar las decisiones y que la información fluya de manera más ágil.

Esta situación implica reorganizar el sistema sanitario madrileño. Así, se ha reforzado la plantilla con más de 1.700 profesionales sanitarios. Además, en atención hospitalaria, se suspenden o retrasan las cirugías programadas, las consultas externas no preferentes, las pruebas diagnósticas no preferentes y los ingresos programados.

En Atención Primaria, los médicos atenderán prioritariamente al paciente en domicilio y en el caso de Urgencias, se suspenden los traslados de cirugía programada retrasada. Asimismo, la Comunidad de Madrid está comprando nuevo material sanitario (mascarillas, EPIs). La Comunidad «lanza en este sentido un SOS» al Ministerio de Sanidad porque hay que surtir a los hospitales de los recursos materiales imprescindibles con agilidad.

Bares y restaurantes

Por otro lado, según informaciones de la agencia Efe, el Gobierno regional decretará este sábado el cierre de bares, restaurantes y discotecas, aunque también podría afectar a todos los establecimientos menos los comercios de alimentación y farmacias. La decisión, que está debatiendo el Consejo de Gobierno en una reunión extraordinaria.

Hasta este viernes en Madrid aplican medidas que afectan a locales de espectáculos y de ocio con aforos de más de 1.000 personas con el fin de promover el «distanciamiento social al existir el riesgo inminente y extraordinario para la salud».

En la normativa incluía circos permanentes y portátiles; locales de exhibiciones; salas de fiesta; restaurantes con espectáculo; otros locales o instalaciones asimilables a los mencionados; locales culturales y artísticos; auditorios; autocines; cines eventuales; portátiles o desmontables; cines permanentes; plazas, recintos e instalaciones taurinas, pabellones de congresos –Ifema–; salas de conciertos; salas de conferencias; salas de exposiciones; salas multiuso y teatros. También se verán obligados a cerrar otro tipo de locales de ocio como, casinos, salones recreativos y de apuestas.

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí