¿Cómo combatir la aerofobia?

0
Rebeca de la Cueva, psicóloga de la clínica Medicodón.

La psicológa Rebeca de la Cueva, de la clínica Medicodón, retoma el ‘Espacio Medicodón Salud’ hablando del miedo a volar, un mal que sufre el 20 por ciento de la población.

Se aproxima el verano, las vacaciones y es el momento de disfrutar y de viajar. La recompensa al esfuerzo de todo el año. Y empiezo a pensar: “¿Dónde iré de vacaciones?, Me apetecería conocer Italia, Francia, Alemania… pero para ir a cualquiera de esos sitios tengo que coger un avión. Y en ese momento, solo de imaginártelo ya sientes esa sensación de presión en el pecho y esa molestia en el estómago… Al final, incluso, acabas descartando la opción de viajar para evitar subir en avión. ¿Te ha pasado esto? Entonces forma parte de ese 20 por ciento de la población que sufre aerofobia (miedo a volar).

A gran parte de los pasajeros les produce cierta ansiedad volar pero en la mayoría de los casos hablamos de inquietud. Es importante distinguir el miedo de la fobia. Cuando esa inquietud o miedo es tan elevado que llegamos a experimentar síntomas fisiológicos (aumento de las pulsaciones, sudoración, diarrea, vómitos…) motores (a veces escapando de la situación) o cognitivos (experimentando pensamientos catastróficos y atemorizantes) estamos ante una fobia.

Enfrentarse a los miedos no es algo sencillo, pero cuando suponen una limitación en nuestras vidas tenemos que tratar de encontrar la manera de superarlos

Autoescuela Triumph

Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Por qué me pasa? Las explicaciones pueden ser muy diferentes. Puede ser resultado de una mala experiencia vivida, ya sea propia o de alguien muy cercano, o una situación peligrosa en ese mismo ambiente, o bien debido a una asociación en la que te sucedió algo que relacionaste con la circunstancia de volar bien por encontrarte ahí en ese momento o por otro motivo.  A veces, incluso es consecuencia de otra fobia como puede ser a los espacios cerrados (claustrofobia), la respuesta vendrá determinada por la pregunta: ¿a qué le tienes miedo? (¿al avión, a los espacios cerrados o a las alturas?)

Pero la pregunta que más nos interesa, ¿cómo resolvemos este problema? La respuesta siempre más recomendable es acudir a un profesional de la psicología quien trabajará contigo técnicas de relajación, te ayudará a modificar los pensamientos, te entrenará en imaginación para enseñarte a afrontar el miedo y que finalmente puedas enfrentarte, in situ, a la situación temida.

Pero mientras te decides a dar este paso y apoyarte en ese profesional hay algunos consejos que pueden resultarte de utilidad:

  • Elije siempre asiento de pasillo, los asientos de ventanilla nos recordarán todo el viaje la altura en la que nos encontramos. Mejor incluso si es un asiento en la fila del ala, esto impedirá ver lo que hay debajo.
  • Comprende porqué volar es seguro. Busca información seria sobre cómo funcionan los aviones y las estadísticas de accidentes. Te convencerán de que volar es el medio más seguro.
  • Elige horarios de vuelo nocturnos en los que sea fácil que llegues cansado y te faciliten intentar dormir durante el trayecto.
  • Planea el viaje eligiendo vuelos directos, sin escalas.
  • Concéntrate en todo lo bueno que te espera en tu destino y en las cosas que tienes planeadas hacer. Y recuerda: estar montado en ese avión te facilita que vayas a poder hacerlas.
  • Y sobre todo, no entres en el bucle “y si…” (“y si fallan los motores” “y si no han revisado el avión”, etc).

Enfrentarse a los miedos no es algo sencillo, pero cuando suponen una limitación en nuestras vidas tenemos que tratar de encontrar la manera de superarlos. ¡Toma el control en esta batalla y disfruta de lo que puede ofrecerte volar!

¡Feliz viaje!

Rebeca de la Cueva

Psicóloga-Clínica Medicodón

Compartir

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí