¿Cómo afrontar en el estado de alarma por el coronavirus la custodia, visitas y estancias derivadas de separaciones y divorcios?

0

La Sección de Familia y Sucesiones del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid ha ofrecido algunas recomendaciones.

En la situación actual de confinamiento derivado del Real Decreto 463/2020 que declara el estado de alarma, puede resultar complicado para los padres realizar el cumplimiento de de las resoluciones judiciales en materia de custodia, visitas y estancias derivadas de las separaciones, divorcios y relaciones paternofiliales.

Desde el Colegio de Abogados de Madrid recomiendan en primer lugar que los progenitores actúen, «sobre todo» siguiendo las normas sanitarias, el sentido común, «aplicando responsabilidad en sus decisiones, y siempre buscando el mejor interés del menor». En el contexto normativo del estado de alarma, apuntan a que «deben cumplirse las resoluciones judiciales o los acuerdos adoptados siempre que no se ponga al menor en situación de riesgo».

También insisten en que «sería altamente deseable» que los progenitores lleguen a «los necesarios acuerdos en beneficio de los hijos, pudiendo cambiar las estancias establecidas en las resoluciones judiciales, teniendo en cuenta que la situación es de emergencia nacional». Recomiendan que dichos que esos pactos se plasmen por escrito o entre abogados.

Han recordado que los acuerdos de modificaciones de estancia con cada progenitor «van a permitir también descansar al otro y aliviar la rutina de los menores», pero siempre «deberá hacerse con constancia por escrito por cualquier medio posible», y garantizándose para cada uno el «cumplimiento estricto» de todas las normas sanitarias y confinamiento en el domicilio, así como la inexistencia de posibilidad de contagio o cuarentena en el entorno.

Sin acuerdo

En el caso de que no sea posible los acuerdos entre los progenitores y la custodia está establecida judicialmente de forma monoparental, recomiendan que sea el custodio quien mantenga la guarda del menor, evitando traslados de los menores y riesgos de contagio. Para quien no tenga la custodia, «tendrá derecho a mantener el contacto durante dicha limitación con el menor, mediante comunicación vía telefónica, Skype, Facetime, o WhatsApp con el menor, y el progenitor custodio estará obligado a facilitarlo».

Desde el Colegio de Abogados de Madrid proponen que los progenitores que vean recortados sus derechos de visita y estancia «puedan compensarlo en todo o en parte una vez termine el estado de alarma». En el caso de que se prolongase más de dos semanas, sugieren «la acumulación de los días de visita de manera continuada para su disfrute por el progenitor no custodio, todo ello con la finalidad de minimizar los riesgos en los traslados».

Piden además informar «de manera sencilla» a los menores cuyos padres «les consideren maduros, y siempre si tienen 12 años o más, de la situación existente y se tendrá en cuenta la opinión de los mismos», aunque esto «no significa que sean los hijos los que decidirán, sino sus padres en función de su bienestar».

Para los casos en que no se pueda garantizar el confinamiento adecuado para la salud de los hijos o de los convivientes (viviendas o habitaciones compartidas, convivencia con personas de riesgo, etc..), el progenitor al que le sea imposible, debe «renunciar voluntariamente y de forma temporal a la custodia de los menores mientras dure esta situación». Igualmente, aquellos progenitores que por motivos laborales se encuentren en contacto con personas con riesgo de contagio, como el personal sanitario, «deberá anteponer el interés de los menores y la salud pública a la custodia de los menores.

También recuerdan a los progenitores que la situación actual «no elimina las necesidades de los menores», por lo que deben cumplir con las prestaciones económicas.

En en caso de síntomas de enfermedad del menor, el que tenga la custodia en ese momento, «debe avisar de inmediato al otro progenitor» pues es materia de patria potestad, teniendo ambos progenitores el derecho a estar con el menor. Esto, sin perjuicio de las normas que reciban de los facultativos que deberán ser acatadas. En el caso de haber otros hijos, llaman «a la sensatez de los padres para repartirse las responsabilidades con los menores».

Por último, en general insisten en a los padres en aplicar «la sensatez, al sentido común y a la generosidad», y distinguir entre incumplimientos voluntarios -aprovechando la emergencia nacional – con los necesarios, «evitando ampararse en la situación de emergencia para retener a los menores y/o limitar la relación con el otro progenitor».

 

 

 

 

 

 

 

9º.-

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí