Aplicaciones ginecológicas de la tecnología láser

0

En los últimos años hemos asistido a un boom de la tecnología láser aplicados a muchos campos. Su uso más conocido es la depilación definitiva y en los últimos años también se utiliza más con finalidad antiaging. Pero ni es una tecnología que acabe de nacer, ni esas son sus únicas aplicaciones.

Con motivo de la apertura del nuevo centro (en Medicodón nos trasladamos a Travesía de las Eras, 7), hemos incorporado a nuestro equipo, concretamente a la Unidad de Sexología a la Dra. Victoria Martínez Morón, coordinadora de la Unidad de Suelo Pélvico del Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, experta en laser ginecológico, ginecológica reparativa y funcional, y Máster en Sexología, Orientación y Terapia de Pareja.

Ella nos hablará del uso del laser ginegológico en el Síndrome Genitouritario de la Menopausia, para explicar un poco más uno de los servicios que ofrecerá en nuestra clínica.

Autoescuela Triumph

¿Qué es el Síndrome Genitourinario de la Menopausia?

Es un conjunto de síntomas que se producen debido a la falta de producción de estrógenos por la disminución del funcionamiento ovárico en esta parte del ciclo de la vida de una mujer. Los más habituales se manifiestan en los tejidos de los genitales externos como: sequedad, escozor, tirantez o picor, disuria (dolor al miccionar), síndrome de frecuencia-urgencia e incontinencia urinaria de urgencia. Pero también suelen aparecer síntomas de la esfera sexual como dispareunia (dolor en la relaciones sexuales) y alguna disfunción sexual derivada de los anteriores.

Casi todos estos síntomas suelen mejorar con el uso de tratamientos locales con estrógenos, pero su aplicación debe ser constante y disciplinada, ya que si se dejan de administrar los efectos retroceden inmediatamente. Ante la falta de tratamientos con resultados de larga duración aparece el uso de la luz láser como tratamiento regenerativo y funcional que consigue efectos que se mantienen en el tiempo con resultados muy satisfactorios.

El tratamiento 

En ginecología utilizamos un tipo de láser (fraccional, subablativo y con pulsos de larga duración) que consigue un calentamiento de las capas superficiales de la vagina buscando aumentar la circulación local. Ese aumento de la microvascularización favorece la llegada de nutrientes y la salida de tóxicos, estimula la síntesis de las proteinas, la activación celular y de los fibroblastos que producirán más colágeno y de mejor calidad. La mucosa vaginal se volverá más elástica y mejorarán los síntomas considerablemente.

En la actualidad, la evidencia científica con una gran cantidad de artículos publicados en revistas de impacto, sugiere que esta técnica, tanto con láser de CO2 (Salvatore et al) como con láser de Erbium-Yag ( Gaspar et al), es altamente efectiva y muy segura.

¿Cómo se aplica el láser ginecológico? Es una técnica ambulatoria sencilla, que consiste en aplicarlo en el interior de la vagina. El procedimiento dura unos 20 minutos, no precisa hospitalización ni preparación o prueba previa. Únicamente, es necesario una revisión ginecológica básica previa que valore el estado actual de la mujer para poder realizar este tratamiento.

La incorporación a la vida normal se produce en el 99% de los casos en las primeras 24 horas tras el procedimiento y no suelen producirse efectos adversos graves posteriores. Lo más común suelen ser alteraciones locales como enrojecimiento, escozor leve o expulsión de agua por la vagina hasta 48 horas después del tratamiento láser.

El tratamiento completo necesitará entre dos y cuatro sesiones consecutivas por paciente, separadas entre cinco y siete semanas. Los tiempos de espera entre sesiones son muy importantes puesto que el colágeno nuevo que se forma tras la sesión es muy débil y podría destruirse si hacemos la sesión demasiado pronto. Nunca debería hacerse antes de los 21 días de la anterior, así que es imprescindible coordinarnos con la agenda de la mujer para asegurar los plazos establecidos y potenciar así los efectos del tratamiento.

Como conclusión debemos decir que el láser ginecológico es seguro, sencillo y rápido. Es una técnica que se postula como una nueva arma terapéutica en el tratamiento del Síndrome Genitourinario de la Menopausia con resultados muy satisfactorios a corto y a medio plazo.

Dra. Victoria Martínez Morón

(Ginecóloga responsable de la Unidad de Suelo pélvico de Alcorcón)

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí