Amaxofobia, el miedo sobre ruedas

0

Desde la clínica Medicodón explican que las fobias en general se definen como un miedo intenso y persistente que es excesivo o irracional y que se desencadena por la presencia o la creencia de que puede aparecer un objeto o una situación temida. Como respuesta a esa situación aparecen la ansiedad y en algunos casos el pánico.

En el caso de la amaxofobia estos miedos se relacionan con el acto de conducir y aparecen la angustia, la sensación de ahogo, sudor de manos, temblor, ideas negativas sobre la conducción, imaginación de accidentes, etc.

Según un estudio realizado por el Instituto Mapfre de Seguridad Vial en 2005 sobre una muestra en la Comunidad de Madrid de más de 1500 personas, 91 mostraban amaxofobia.

En general, según el estudio ‘La ansiedad y su influencia en los conductores españoles’, realizado por Attitudes-Iniciativa Social de Audi y la Universidad Autónoma de Barcelona, un 22 por ciento de los participantes dice experimentar bastante ansiedad y el 4% afirma que padece amaxofobia. Es destacable reseñar que lo sufren en más porcentaje las mujeres que los hombres y que este trastorno suele presentarse en la década de los treinta.

Entre las situaciones más comunes que suelen propiciar la aparición de este miedo están, el sufrir o presenciar un accidente, el haber estado largos periodos de tiempo sin conducir, por ejemplo, recién sacado el carnet, y sentirse emocionalmente inseguro, estresado o deprimido.

Aunque padecer esta situación puede llegar a ser muy limitante, como en otras fobias específicas, existen protocolos de tratamiento para dar solución a este trastorno.

lo sufren en más porcentaje las mujeres que los hombres y que este trastorno suele presentarse en la década de los treinta.

Esencialmente el trabajo que se realiza consiste en ir enfrentando y superando los miedos que presenta la persona fóbica. Esto se hace paso a paso, creando primero una escala de logros a alcanzar, cuyo logro ultimo seria conducir de forma completamente autónoma y sin la presencia de malestar.

Segundo, dotando a la persona de las habilidades necesarias para alcanzarlos. Esencialmente modificando pensamientos sobre lo amenazante que es el entorno vial y sobre las capacidades que personalmente se poseen para gestionarlo. También es esencial aprender técnicas de respiración y relajación.

Tercero, acompañándola en ese camino de exposición progresiva a sus miedos y reforzando positivamente los éxitos que se van alcanzando. Las técnicas de exposición utilizadas, siempre de forma gradual, nos llevaran de conducir con un coche adaptado y en vías seguras a conducir con un psicólogo acompañando y finalmente, circular en solitario.

Es importante indicar, que aunque la exposición real en vivo es inevitable, antes de esta se pueden utilizar otras técnicas como la realidad virtual que ayudan a que la terapia sea más agradable en su inicio.

Juan Francisco Jiménez Romero

Psicólogo-Clínica Medicodón

Referencias:

Capafons, B. y Sosa, C. (2008). Tratando Fobias Específicas. Madrid: Editorial Pirámide

López-Ibor Aliño, Juan J. & Valdés Miyar, Manuel (dir.) (2002). DSM-IV-TR. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Texto revisado. Barcelona: Masson.

Pérez Peláez, E. “Amaxofobia, miedo a conducir”. (Marzo de 2005) Estudio del Instituto MAPFRE de Seguridad Vial.

http://revista.dgt.es/es/reportajes/2017/01ENERO/0113amaxofobia-tratamiento-para-el-miedo-a-conducir.shtml

https://www.seguridad-vial.net/conductor/amaxofobia

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=3165

http://www.infocop.es/view_article.asp?id=1037

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí