ADN de los perros para multar a los dueños que no recojan las heces, ¿llegará a Villaviciosa?

3

Sin papeleras

El Ayuntamiento de Getafe está estudiando recoger muestras de ADN en los perros de su localidad para multar a los propietarios que no recojan los excrementos de sus mascotas, según una información de Europa Press. Mientras, la Policía de Villaviciosa de Odón continúa combatiendo a los vecinos irresponsables, sin embargo, otros ciudadanos se quejan del «acoso policial» que sufren.

Según la Concejalía de Seguridad Ciudadana getafense, este método se ha implantado en algunas ciudades europeas y «resulta infalibñe». La idea es que sea el dueño de la mascota quien sufrague el elevado coste del tratamiento del ADN.

El concejal responsable del área, José Luis Casarrubios indicó que lo están estudiando, «ya que se trata de algo tan simple como obtener el ADN del animal junto con la vacunación obligatoria, analizar las heces y detectar al animal y de este modo al dueño, que paga una  multa y el análisis del ADN”.

Mientras, en municipios como Villaviciosa de Odón, los agentes continúan su labor de control a los propietarios de los perros para que recojan los excrementos caninos. Y es que, lamentablemente, muchos vecinos continúan sin recogerlos, lo que provoca el malestar de todos. Sin embargo, añgunos dueños de mascotas han manifestado a Villaviciosadigital el «acoso» que sufren por la Policía local, quienes les «persiguen» para ver si recogen las heces.

En esta localidad sigue sin resolverse el problema de las mascotas. Con una normativa obsoleta, y sin un parque canino adecuado para que los canes puedan estar sueltos, los vecinos continúan luchando para mejorar esta situación. Así, 368 personas pidieron al Consistorio villaodonense explicaciones sobre un escrito que presentaron en el que solicitaban un recinto para poder soltar a los perros. La Concejalía de Medio Ambiente les informó que «se va a empezar a realizar la instalación de una zona canina, en el Parque Lineal».

 

Redacción

3 Comentarios

  1. Me pareció más currao y más ingenioso lo de meter el excremento en una cajita de regalo y llevársela al propietario, como han hecho en ayuntamientos cercanos. Os preguntaréis que cómo consegúian la dirección, pues era fácil se entablaba conversación cordial con el propietario y sutilmente se le preguntaba el nombre de la mascota. El resto ya se sabe. Yo estuve por mi parte en un par de campañas socarronas colocando cartelitos pinchados con un palillo y con el detalle de «ruta del pincho». A algunos no les hacía gracia, y se ocupaban de romperlos. Maldita la gracia que tiene encontrarnos sus regalos diarios por todas partes.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí