¿Adiós al panga en los fogones españoles?

0

Desde la crisis financiera surgida en 2008, España ha sido uno de los principales consumidores de este pescado en toda Europa. Su bajo coste y la superproducción son dos de los factores que hicieron que lo comercializaran todos los supermercados del país. Ahora, la cadena de alimentación Carrefour ha decidido retirarlo de sus estantes, como ya había hecho en Francia y Bélgica.

El Pangasius hypophthalmus es un pescado blanco, que puede medir hasta un metro y pesar 40 kilos. Su tonalidad y forma puede confundirlo con otros peces como la merluza o la perca, aunque con una calidad nutritiva peor que la de estos dos.

La razón de su comercialización en España responde a dos razones. La primera es el precio: un kilo de panga cuesta en torno a tres euros, mientras que otro pescado como la pescadilla supera los seis. Este motivo hizo que desde la crisis de 2008, España aumentara el consumo de panga, colocándose entre los primeros de Europa. La segunda es la facilidad que hay en limpiarlo y prepararlo en filetes. Esto hace que el pescado se envase y se transporte mejor, también hay que destacar que apenas contiene espinas, por lo que es un producto perfecto para los niños y habitual en los menús de numerosos centros escolares de España.

Autoescuela Triumph

Una de las polémicas que suscita el panga reside en la forma de producción. El 90 por ciento del pescado se cría en Vietnam, donde se hace de forma intensiva, cebando a los ejemplares. La superpoblación de estos peces en el agua del río Mekong hace que, junto a otros factores, este sea uno de los más contaminado del mundo debido al excesivo consumo de oxígeno y la acumulación de excrementos. El panga también se produce en la India, en el Ganges, otro con alta contaminación.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en un informe del pasado 2015, reconoce haber encontrado en el panga, restos de un herbicida prohibido. Y en 2010 ya encontró restos de pesticidas y trazas de mercurio en este pescado, así como en la perca.

La OCU analizó 23 ejemplares de panga, en cuatro encontraron restos de herbicida prohibido en Europa y en nueve, trazas de mercurio.

Esto genera que se siembre la duda sobre la calidad del producto. Un pescado criado en dos de los ríos más sucios del planeta, podría ser uno de los alimentos más contaminados. Según el periodista de El Español, Antonio Villarreal, los procesos de purificación no son demasiado eficaces, por lo que este pez podría contener bacterias que provocaran problemas gastrointestinales.

Llegamos entonces al momento en el que la cadena de supermercados, Carrefour, decide retirar el producto de sus superficies en Bélgica, Francia y desde este miércoles en España. Según ha comunicado, este hecho se debe exclusivamente a razones medioambientales, ya que la superproducción de panga en el sudeste asiático ha generado una crisis ecológica, reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Esto ha provocado un tremendo desconcierto en la sociedad, aunque la Agencia Española de Consumo, Seguridad alimentaria y Nutrición (AECOSAN) no ha tardado en confirmar la buena calidad de todos los productos que se comercializan en territorio nacional, incluida el panga, y ha recordado que los alimentos pasan por controles de calidad y sanidad, pese a que el reportaje emitido por Cuatro, en su programa «En el punto de mira», revelaba que las inspecciones sanitarias no se realizaban en todos los contenedores que llegan a España.

Hay que concluir, tal y como dicen las Autoridades Sanitarias, con que el consumo de este pescado no es peligroso para la salud, y es que no es la primera vez que surge este tipo de alarma respecto al panga.

La Sociedad Andaluza de Nutrición Clínica y Dietética o el Gobierno de las Islas Canarias, comunicaron que el panga no contiene unos niveles de bacterias que supongan un peligro mayor que el de otros productos. Por el contrario, la OCU recomienda no exceder su consumo en más de una ración a la semana para los adultos, y una quincenal para los más pequeños.

Habrá que ver si toda esta controversia contribuye a la desaparición del panga en los restaurantes españoles y reduce los casos en los que algunos engañan a sus clientes ofreciendo esa especie como si fuera mero o merluza.

 

Ignacio Tuda.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí