‘A través del espejo’ vibró en las fiestas de Villaviciosa de Odón con su happy rock

0

Si el vaso puede verse medio lleno o medio vacío, ‘A través del espejo’ (ATDE) lo ve siempre rebosante. Este positivismo desborda a cada integrante del grupo de pop rock madrileño formado por Héctor González (guitarrista), Irene Puente (bajista) y Olga Puente (la voz), vecinos de Villaviciosa de Odón. Villaviciosadigital ha tenido el placer de hablar con ellos y de conocer en primicia la incorporación de Eduardo, el nuevo batería de esta formación.

Ayer a las 11.00 horas tuvo lugar su exitoso concierto en la Plaza de la Constitución donde versiones de canciones clásicas y algunos temas propios llenaron el lugar de colorido y alegría. No hubo muchos nervios por parte de las hermanas Puente Basanta. “Llevamos actuando muchos años. Yo di mi primer concierto con la flauta travesera a los once años y desde entonces no he parado. Mi hermana Olga a la edad de ocho ya tocaba la viola”, cuenta Irene, la mayor. Una viola que ha acompañado a grupos como Maná y a cantantes como Camila pero que, convertida en la voz de ATDE, siempre ha tenido claro que con su grupo irá hasta el final del camino. Sin embargo, Héctor admite que nervios, lo que se dice nervios, si que tiene. “Hasta que me subo al escenario dan una palmada y me subo al techo con los dientes”, bromea.

Y es que este cuarteto es una mezcla explosiva de sentimientos donde cada uno impone con cariño su carácter. “Olga es la constancia”, dice Héctor. “Es el buenrollismo en persona”, confiesa Edu. Pero Irene juega un papel fundamental. “Cuando todos estamos flotando en nuestros sueños ella nos pone los pies sobre la tierra y nos devuelve a la realidad”, admiten Olga y Héctor.

Los integrantes de este proyecto musical, que ansían sacar su primer disco al mercado, han dedicado tiempo, han puesto todo su entusiasmo y le han echado todas las ganas para hacerse un hueco en el mundo de la música. Y con ganas conquistó Edu el corazón de ATDE. “Ganas y curiosidad por cruzar el espejo. Me enamoré del grupo con tan sólo oír dos de sus temas. Tienen algo que engancha y que desprende positividad. Cuando les escuché me pasó lo que me sucedió cuando vi la película de ‘Amelie’: pensé que era más feliz que hace cinco minutos. Eso me gustó mucho”, cuenta Edu.

Objetivo: contar ‘El secreto de Elisa’

Lo que empezó en el año 2006 como un hobby donde la forma de disfrutar era tocar y crear letras nuevas para componer, ha llegado a un 2012 con ‘El secreto de Elisa’ a punto de caramelo. “El secreto de Elisa es una maqueta que hemos movido bastante y que nos ha abierto muchas puertas. Ahora mismo estamos en la búsqueda de financiación para grabar el disco y hay varias personas interesadas en ello”, afirma Olga.

Han actuado ya en Madrid, Barcelona y Alicante y su primer single ‘Te veo llegar’ ha sido todo un éxito por la red pero actuar en Villaviciosa les ayudará a grabar su segundo ‘Como un queso’ y rodar su videoclip.

Conscientes de que la industria musical se tiene que reinventar y que el concepto de compra de discos está cambiando, apuestan por su directo. “La gente quiere disfrutar en los conciertos y si les gustas no dudarán en volver a pagar por ir a verte y divertirse con tu música”, aseguran.

Y es que ATDE es una actitud frente al mundo que les rodea. Una música enérgica con una voz dulce que ha ido moldeando a esos roqueros duros de los inicios. “El nombre de ‘A través del espejo’ nos encontró a nosotros, somos muy sinceros tanto detrás como encima del escenario y así nos mostramos al público, de una manera real. No hay nada más sincero que lo que se refleja en un espejo, porque un espejo no miente, muestra sólo y exclusivamente lo que hay”. “El reflejo es un happy rock que guarda la alegría que necesita la gente en estos tiempos que corren para olvidarse de los problemas que hoy nos fastidian tanto”, dice Olga.

Sin supersticiones

Irene es la sensatez, Olga la niñez y Héctor la broma y el juego. “Héctor consigue que en un día gris salga el sol”, dice Irene. Por eso, ATDE, que no tiene ningún tipo de ritual antes de salir a tocar al escenario, confiesa que de Héctor siempre esperan algún chiste. “Somos gente muy normal, no pedimos nada en especial, sólo un poquito de agua y afinar mucho los instrumentos”, bromea Héctor. Pero con la llegada de la batería de Edu a lo mejor las cosas cambian. “Yo del grupo del que vengo cantábamos antes de salir el himno del Atleti”, confiesa divertido.

Adictos a su única droga, su profesión, prefieren pasar días encerrados ensayando que de fiesta. Han llegado a componer por Skype cuando algún componente se encontraba lejos y así conseguían su objetivo: ensayar aunque sea en la distancia. “Todos en casa de Héctor y yo en Bruselas con un retardo de diez segundos”, recuerda Olga con cariño.

Sueños e ilusiones convertidos en canción, posaron sus letras en las bocas de todos aquellos que acudieron a vibrar con su música.

Texto e imágenes: Natalia Pulido.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí